Embarazo No Planeado VS Embarazo Planeado

Siento que ha pasado toda una vida desde que escribí, pero tal vez estoy siendo algo dramática, la verdad es que este año o lo que va de este, han sido muchas transformaciones para bien. Hace poco recordaba que al inicio de este blog tenía mucho miedo sobre mi maternidad y fue un gran alivio poder contarlo todo ahora que ha pasado el tiempo he aprendido, crecido y sin duda puedo decirte, que si estás en una situación difícil pasará, sólo no te rindas que esa nunca sea una opción.

Mi hija mayor está por cumplir 7 años, la menor tiene 4 y yo en Diciembre me corono con mis 29 años, podríamos decir que ya no soy tan joven, aunque vieja no me siento eso jamás jajaja y ahora que todo está en calma en mi matrimonio, mi trabajo, mi ser, mi maternidad he sentido ese llamado de la vida, MUERO POR TENER OTRO BEBÉ 😀 y mi esposo creo que está un poco más emocionado que yo y bueno sin duda todo este proceso que iniciamos en Enero ha sido taaaaan pero taaaaan diferente a mis otros dos embarazos que quiero contarte un poco del porqué lo digo.

La planeación:

Llevamos casi 6 meses entre platicas y esperar el mejor momento y toda ésta planeación es muy padre siento que nos ha unido como pareja, nos encanta alucinar cómo lo vamos a vestir, educar, imaginar cómo será de carácter han sido pláticas muy divertidas que no había tenido con tanta antelación y calma.  Recuerdo cuando me enteré que estaba embarazada, se lo dije en un restaurante, como iba sin momentos cursis, lo que quería era vomitar la noticia, algo bastante agridulce, él no sabía bien a bien qué decir y aunque también jugábamos a imaginar cómo sería nuestro bebé nos sentíamos muy perdidos y no había mucha cabeza para la imaginación.

El miedo:

Ahora es un miedo muy diferente al que sentíamos en el primer embarazo, pues ésta vez tenemos miedo que por alguna razón no ocurra y no pueda quedar embarazada ( la verdad es que es un miedo sin fundamento alguno peeero la verdad lo sentimos) a veces creo que cuando planeas algo tanto para lo único que hay que estar preparados es para que no ocurra, seeee 😦 sueno pesimista pero eso pienso aunque ya trabajo mucho en sacar esa mala energía. Cuando quedé embarazada tenía miedo de TODO no tenía idea en lo que me había metido, sólo sabía que ya estaba ahí y que tenía que aprender

La familia :

En este punto naaaada cambia, en el primer embarazo había quien decía ¡no lo tengas! y quien aplaudía mi decisión y bueno ahora sigue igual hay quien me quiere linchar por querer tener un tercer hijo y hay quien lo celebra. La diferencia  esta vez radica en mi,  he aprendido a escuchar pero no permitir que afecten mi felicidad.

La pareja:

Como te contaba arriba ha sido algo que nos ha unido, tenemos mucha ilusión y los dos hemos trabajado en nosotros y como pareja para poder ser mejores tanto para nuestras dos hijas como para el hijo que anhelamos, ha sido divertido y también hemos podido ser sinceros sobre algunos miedos y dudas que en los primeros dos embarazos no pudimos contar. En mis primeros embarazos mi relación de pareja era muy caótica mucho de todo, miedo, inseguridad, inmadurez, enojos, como dice mi papá a veces la juventud no ayuda y para ser pareja se requiere madurez y no la que te dan los años, la que te da el entender qué es el amor de verdad

Yo:

Este quizás es el punto más importante para mi, te puedo decir que en el primer embarazo me sentía a medias en todo, me sentía media hija, media futura madre, media estudiante, media mujer, me agarró por sorpresa y me sentía en medio de la nada, si bien mis hijas han venido a darle luz a mi vida, lamento mucho no haber disfrutado más todo y eso fue porque estaba a la mitad de todo así que mi atención estaba en todo y nada al mismo tiempo.

Ahora que ha pasado el tiempo trato de saborear cada momento con ellas y cuando se van a dormir a veces me llega este sentimiento de arrepentimiento, créeme todo regresa menos su infancia y lamento no haber prestado la suficiente atención. Ahora con la idea de un nuevo bebé mis hijas están muy emocionadas sobre todo la más peque, y eso hace que atesore momentos del futuro bebé, incluso sin aún estar aquí.

Para cada mujer la maternidad es diferente y es sólo ella quien decide si tener más hijos o no, no hay un número correcto, pero para mi un bebé más es la cereza del pastel de mi familia.

Espero pronto contarte las buenas nuevas  🙂

Gracias por leerme espero leerte pronto

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s