La fuerza de tus latidos

Ayer fue uno de esos días en los que nada sale bien. 😦
Llegué a casa muy decepcionada, malas noticas en el doctor, el vitiligo al parecer no es tan fácil de curar, han aparecido dos manchas y el doctor me dijo que el no podía tratarlas, me quedé  sin muchas ganas de avanzar.
Llegué a casa y le pedí a mi hija que me abrazará, me recosté en su pecho y escuché, sin querer, sus latidos. Me hicieron recordar cuando ella estaba dentro de mi, incluso le dije que su corazón antes estaba muy cerca del mío.
Sonaba fuerte, constante, alegre, como la primera vez que lo escuché en el ultrasonido, me relajó y también me recordó todo lo que hemos pasado y  que los problemas   grandes o pequeños nos han hecho crecer y valorar, al final si no hubiera problemas tampoco habría oportunidades, nosotros decidimos cómo tomarlo.
Me dormí pensando en que no debemos olvidar que somos mas fuertes y mas capaces de lo que imaginamos.
Si tu día no va bien, abraza fuerte a tu hijo verás como es el mejor remedio para sanar un mal día. ❤
la-fuerza-de-tus-latidos-me-rexuerda-lo-fuerte-que-debo-y-puedp-ser

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s