No quiero que mi hija sea exitosa…

Los padres de hoy estemos bombardeados de información, técnicas y cursos para que nuestros hijos comiencen su camino al éxito incluso, desde el vientre.
Música para estimularlo y al nacer directos a clases de estimulación temprana, antes de que pueda hablar correctamente su idioma que ya domine al menos otros dos, las empresas ya no se conforman con uno. Clases de baile y nutrición por que la sociedad nos quiere delgados, matemáticas avanzadas, que importa si quiere jugar o platicar, después de ser calificado como  súper dotado, podrá hacerlo.
Y así es como pasamos nuestras vidas y la de nuestros hijos, pensando en su futuro, dejando a un lado su presente porque aunque nos han dicho mil veces que jamás volverán a ser niños, nos preocupa que no cuenten con  las aptitudes que el mundo moderno les demandará.
Sin embargo, te has preguntado: ¿Para qué quiero que mi hijo sea exitoso?… ¿para qué sea feliz? Pero… ¿cómo va a serlo si todo lo que le estas enseñando es a ser exitoso y no a ser feliz?
 ¿Quién dijo que la felicidad es sinónimo de éxito?

Hemos sobre valorado las palabras éxito y felicidad al grado que las pensamos como iguales, cuando no es así. El éxito va y viene, depende mucho de lo que la sociedad catalogue como éxito, en cambio  la felicidad es interna, es propia.

Les estamos enseñando a nuestros pequeños  que competir y ganar lo son todo, que siempre se mira mejor al mundo cuando somos los numero uno y que la frase “todo somos ganadores” es sólo para sumar humildad a nuestro perfil. Lo sé por que en muchas ocasiones yo lo he hecho.
  Yo también quiero que mis hijas tengan un futuro prometedor, que tengan éxito  pero sin olvidar que lo mejor para cualquier ser humano sin importar su edad es la felicidad, esa que vienen de adentro, esa que está en las pequeñas cosas,  en los gestos de amor y compasión por los demás. Estamos creando seres hiper competitivos e completamente desentendidos del otro , no es una sorpresa que el mundo cada día sea un lugar más caótico. Soltamos hijos exitosos pero completamente perdidos en términos de felicidad.
Por eso quiero que mis hijas sean exitosamente feliz, que junto con los idiomas y el ballet aprenda  que hay más  felicidad en trabajar arduo por sus sueños propios que en lo que los demás le puedan decir que es “el éxito”, que la felicidad esta en mirar a todos como  iguales, que hay días grises pero que la felicidad se entiende mejor cuando pasamos por momentos duros y sobre todo que  haga lo que haga  (como sabiamente siempre mi madre decía) es SU deber ser feliz, el de nadie mas.
La felicidad nos da  la sabiduría para poner en su justa dimensión las situaciones, no podemos esperar que en el futuro nuestros hijos sean mujeres y hombres  sabios si no son felices, si ni siquiera entienden que la felicidad también es hablar de límites y de ayudar al otro.
¿Has hablando con tu hijo de qué es la felicidad para él?
Ayer le hice esa pregunta a mi hija de 4 años y esta fue su respuesta:
“La felicidad es cuando mi papá llega y me abraza”
Gracias por leerme espero leerte pronto.
 el exito tiene un limite pero la feliidad es infinita-3

2 comentarios sobre “No quiero que mi hija sea exitosa…

  1. Totalmente de acuerdo! Yo vivo en un país que ven a los niños como productos y les exigen al máximo! También es verdad que hasta los cinco años los cuidan mucho y se preocupan de que disfruten de su infancia… Como bien has dicho yo quiero que mis hijos sean exitosamente felices.. Y espero estar en el buen camino para conseguirlo! Un beso

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s