“Víctima de las circunstancias “

¿Sí pero no, no pero sí?

Hace unos días estaba leyendo sobre el poco empoderamiento que tenemos las mujeres jóvenes sobre nuestro cuerpo como es en realidad relativa esa frase de “sobre mi cuerpo yo decido” la gran mayoría tuvimos relaciones sexuales por primera vez pensando que eso aseguraría algo, quizás en su momento le llamamos amor o bien por que lo sentimos una obligación por que ya todas lo habían hecho.  Creo que es muy cierto poco es lo que decidimos pensando en nosotras,  hablando en mi caso hasta hace muy poco me di cuenta que en realidad la mayoría de mis decisiones las tomé sin pensar en mi, se que suena a una locura pero de verdad ponte a pensar en cuántas decisiones tomaste pensado que eso haría feliz a fulanito y que por ende tú serías feliz, desde nuestros padres, a veces terminamos estudiando una carrera por que nuestra mamá o papá así lo decidió, o bien cuantos hijos tener, cuando tenerlos, si deseamos vivir con el padre de nuestros hijos o no, cómo arreglarnos, como actuar, trabajar o no,   en fin esas decisiones que una y otra vez nos dicen que son las mas importantes en nuestra vida las tomamos como si la vida fuera de los demás.

En muchas ocasiones me descubrí actuando de esta manera por que por un lado era  muy cómodo, si algo salía mal entonces no era mi culpa por que yo lo había hecho  pensando  en… y por lo tanto  yo era la víctima, él o ella fueron los que fallaron y entonces era así como no me hacía responsable de nada de lo que pasaba a mi alrededor, era “víctima de las circunstancias” pero ser víctima  es igual de dañino que ser victimario y lo peor es que a quien mas haces daño es a ti misma.

Entonces esta situación de no poder ser firme en lo que deseamos nos deja muy atrás en el camino a la felicidad pues ya sea que lo hagamos por no querer ser responsables o en realidad por que no nos sentimos merecedoras de gobernar nuestra vida, siempre llega, la frustración, la tristeza y a veces el enojo.

Lo que te he contado es una radiografía de mi actuar y te lo comparto por que quisiera que supieras que desperdicié mucho tiempo, lamentándome, quejándome, arrepintiéndome pero sin hacer algo para remediar esta situación y la primera razón era que estaba muy metida en mi papel de víctima como para darme cuenta que desde el inicio tuve la posibilidad de decir no, no quiero y  mas tarde también tenía la posibilidad de cambiar mi camino que no existen decisiones definitivas y que es hermoso cuando reconoces que te equivocaste, cuando somos madres  suele parecer muy complicado pensar en separarte de tú pareja, aunque la situación ya sea insoportable para ti y tus hijos,   por que nos cuesta la idea de pensar en ser completamente responsables de la vida de alguien mas cuando aun no nos hacemos responsables de la propia, ” es que si algo les pasas a los niños que voy a hacer sola” ” es mas fácil decir que hará a que voy a hacer” .

Es por esto que me parece tan importante la palabra responsabilidad, algo que hasta hace muy poco aprendí, mis padres en aras de  cuidarme me sobre protegieron y no me permitieron ver desde pequeña  que la vida tenía consecuencias y grandes y que si hacía las cosas mal a la única que iba a afectar era a mi y al comenzar a tomar decisiones a temprana edad fue mas fácil pasar de una decisión que no era la que quería  a otra a en un abrir y cerrar de ojos.

Sin embargo no cabe duda que el tiempo de Dios es perfecto y agradezco haber aprendido esto  tan joven ahora tengo mucho tiempo para disfrutar mi vida siendo una mujer responsable, aprendiendo día a día de mi,  te miento si te digo que ahora puedo decidir sin pensar en los demás o que ya no me equivoco en mis decisiones sin embargo ya no me afano tanto y sobre todo busco pensar en mi, aunque a veces suele ser difícil por que mi esposo estaba muy acostumbrado a la antigua Valeria, por ahora estoy a punto de entrar a terminar mi carrera pero tengo que ir a otro estado, ha sido un decisión complicada en mi familia sin embargo me estoy esforzando ya te contaré como va todo por que  esta vez no me suelto y  debo reconocer que mi esposo también hace un gran trabajo intentando comprender que me necesito para ser feliz.

Me siento orgullosa por que mis hijas miran a una madre diferente pues  mas allá de lo que les pueda decir es lo  que les puedo demostrar, me gustaría que ellas no tuvieran que pasar por tantos dolores para poder entender que en la responsabilidad esta el amor y que no podemos pensar en amar a alguien mas si no nos amamos primero, si no nos respetamos, como individuos, mujeres, parejas y madres.

Gracias por leerme, espero leerte pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s