Las mujeres de mi vida

Desde que  mamá se fue quedó un enorme vacío, ya no tenía  una mujer sabia a mi lado que me aconsejara en este camino de la maternidad ni que  escuchara mis duda sobre el  matrimonio, debo reconocer y agradecer  que mi papá siempre ha estado ahí, sin embargo para él nunca ha sido fácil la comunicación y se que me entiendes cuando te digo que para muchos temas no hay como el consejo de una mujer.

Pasé mucho tiempo muy triste,  me tocó aprender por mi cuenta sin la guía de alguien, muchas veces me desesperaba, maldecía mi situación y por supuesto ningún discurso espiritual me calmaba.

Este miércoles se cumplieron tres años de la partida de mamá, no ha dejado de ser difícil ver el gran espacio que dejó, sin embargo estos días he reflexionado esto: Si bien es cierto que mi mamá ya no regresará, he tenido la bendición de contar con mujeres que en muchos sentidos han llenado un poquito ese hueco que mamá dejó.

Esta entrada es para agradecerle a estas mujeres que sin saberlo me han hecho sentir como en casa.

Gracias mis hijas, Milú y Elisa por que me han enseñado lo que significa el amor verdadero, por esas tardes de risa y sesiones de maquillaje, por permitirme volver a ser niña, por que a su lado encontré el  sentido de la vida, por ser mis cómplices, por ser el gran amor de mi vida.

Gracias a mi cuñada Carolina, ella es una madre muy joven también y en muchos sentidos es quien me ha tomado de la mano y me ha hecho perder el miedo a la vida, es una mujer de admirable fortaleza, quien trata de salir adelante pese  a todo los obstáculos que la vida le ha puesto, gracias por tus abrazos, por limpiar mis lagrimas, pero sobre todo gracias por enseñarme que siempre somos más fuertes de lo que imaginamos.

Gracias a todas mis amigas que me han acompañado en este camino desde que supe de mi embarazo, gracias por llenarme de ánimo por que aunque no tienen hijos son increíbles mamás postizas, gracias por acompañarme en cada decisión que he tomado.

Gracias a las amigas que he conocido con hijos, por que su historia me ha ayudado en muchos sentidos a entender mejor mi historia,  por enseñarme diferentes formas de maternidad, por llenarme de consejos,  por su cariño.

Gracias a mi cuñada Clarisa por que es la persona con más paciencia que pueda existir, gracias por siempre tener una sonrisa y mucho ánimo para jugar con mis peques, gracias por el cariño que les regalas incluso cuando no son tus mejores días.

Gracias a mi psicóloga Alexandra, por que  sacudió todos mis  temores y me hizo ver que yo tengo todo el poder sobre mi vida, logró que  esos temores se convirtieran en  sombras vacías, gracias por tú amabilidad y franqueza, por enseñarme a quererme.

Gracias a mis tías y primas que siempre tienen una sonrisa y un  sincero consejo.

Gracias a todas ustedes que me leen aquí y en Facebook por sus comentarios, por su tiempo, gracias, por que no necesito conocerlas para saber que son únicas,   me motivan mucho para continuar contando mi historia y construyendo un hermoso final.

Muchas gracias a todas las mujeres que han pasado por mi vida, me han dejado grandes enseñanzas, hermosos recuerdos, ahora se que aunque mamá no este aquí,  Dios ha puesto un poco de  ella en cada una de ustedes, gracias por ser mis amadas mujeres.

Gracias por leerme, espero leerte pronto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s